Páginas

viernes, 30 de septiembre de 2016

¿Por qué ese llama feminismo si se trata de  movimiento pro igualdad de todos y todas? ¿Por qué no se le llama humanismo?

Querido Edu, me parece que no se le llama al feminismo humanismo por lo mismo que a otros movimientos sociales como el obrero, el anti-esclavista, el ecologista, etc no se le llama humanista. Todos los son, y tienen en común la finalidad por la que luchan, que es un estado de equidad para todxs y el sentido COMÚN, si bien el punto de partida indica una necesidad de una parte concreta de la sociedad y que es la que da sentido a su nombre. Es para mi extraño que aún hoy en día, se diga que no se sabe qué es el feminismo o que se rechace por no haber comprendido su significado. En todos los espacios sociales hay lugares feministas, muchas veces sin que seamos conscientes de ello, como intentamos hacer en casa con nuestrxs hijxs, que tú bien señalas. 


A cerca del rechazo hacia el término feminista y hacia los feminismos en sí:

A mi me llega el feminismo en primer lugar desde una necesidad de documentarme para cuestiones de trabajo. Me encuentro con una producción científica, filosófica, artística tan importante que lo primero que voy a destacar es el valor del trabajo de todxs lxs feminstxs que han indagado sobre las causas sociales de la desigualdad, de la violencia, de los malos-tratos... haciendo aportaciones IMPRESCINDIBLES de una envergadura amplia bajo la cual cobijar reflexiones sobre cualquier forma de dominación o de socialización del mismo. 

Los feminismos son joyas para quien le interese la historia porque hace una labor minuciosa de relojerx, de armar las piezas para comprender los mecanismos de las relaciones de dominio en diversas escalas. Y de paso de traernos a la luz el patrimonio de tantos hombres y mujeres silenciados por no seguir con la norma heteropatriarcal. Todo este empeño es un trabajo honorable (tipo "jedis no-sexistas") de poner al servicio de unos bienes comunes, como quieren ser la democracia, la igualdad, la justicia social… los saberes y experiencias vitales de intelectuales y de no intelectuales (super importante esto último). 

A nivel personal el feminismo es simplemente una luz. Sin esa luz probablemente tendría cualquier enfermedad grave porque no soporto la injusticia ni del entorno ni la vivida en primera persona. Ni la que puedo ejercer yo ni la que ejercen sobre mi. 

La labor de estas mujeres y hombres que son dados de lado socialmente por ser y llamarse feministas, es una aportación a la vida, a la salud y sin duda a la humanidad. A veces es terrible enfrentarse a la soledad y el ostracismo que conlleva la ignorancia sobre su aportación. En este punto me acuerdo de Clara Campoamor, y de tantas otras personas. 

Si conseguimos mejorar el mundo poco a poco, en un futuro será ineludible poner en su lugar a este movimiento social, humano y político tan rico, precioso y diverso. Con todos sus defectos o errores también. Y será vergonzoso cómo hablarán de nuestra generación, tan empeñadxs en mantenernos en el miedo a saber y cambiar, que negamos todo el conocimiento que nuestros coetánexs y antecesorxs nos están regalando. Yo SOY FEMINISTA, me siento sinceramente con suerte en esta vida por ello.  




miércoles, 28 de septiembre de 2016

MATERIAL EMPLEADO EN TALLERES VIVENCIALES AMOR QUE NO MATA 
ADULTOS Y ADOLESCENTES


¿ Qué es el AMOR FUSIÓN ?

Conocido de toda la vida como  el mito de “LA MEDIA NARANJA”. Según esta creencia, no somos seres completos, sino mitades, destinadas a buscar toda la vida nuestra otra mitad, nuestra pareja.

Cuando anhelamos encontrar a esta persona que nos completa, hacen faltan pocas señales como “el amor a primera vista” o la sensación de enamoramiento, para decidir que ES ÉL, ES ELLA. De esta manera no se valora un tiempo para conocernos, compartir experiencias, tomar decisiones individuales y compartidas, negociar las condiciones de vida de la futura convivencia….Y es que parte del mito, es la idea de que el destino es el responsable de este encuentro, que no se puede evitar y no se puede decidir sobre ello. El AMOR FUSIÓN es vivido como un sentimiento irracional. Las “locuras de amor”, incluso los excesos están justificados.

Cuando anhelamos y exigimos esta complementariedad, nos hacemos dependientes del reconocimiento del otro/a. Es decir, no acabo de existir hasta que el otro/a no me mira. Las cosas que vivimos, no acaban de ser completas si no son compartidas. La otra persona es parte de nosotros y nosotros parte de ella. Somos el uno para el otro. Somos uno. Tenemos derecho de opinar y de hacer de jueces sobre cualquier decisión de mi otra mitad y viceversa: la ropa, la comida, con quien hablamos, las amistades, a lo que nos dedicamos, los gustos, cómo nos sentamos, cómo caminamos….Los celos son vistos como un síntoma de “amor”; significan que “no me quiere perder”. Y es que sentirnos propiedad de la otra persona, nos hace estar seguros de nuestra FUSIÓN.

Cualquier conflicto, es decir, diversidad de opiniones, puede parecer un signo de que no somos exactamente complementarios, no nos entendemos con sólo mirarnos, no es mi otro yo. Se nos olvida que el conflicto es una oportunidad de expresar lo que uno/a quiere, de ser consciente de ello, de aprender a pedirlo y a negociarlo con el otro/a. El conflicto en principio, es una manera de afirmar al otro/a no de negarlo/a.

Pero frecuentemente ocurre que no hay dos medias naranjas, sino una y media. Esto es, si no estamos de acuerdo en algo hay una parte, la entera, que logra imponer su visión en la pareja. El amor de la media es entrega y sacrificio, ya que piensa que ama cuanto más se amolda a los deseos y necesidades del otro/a, hasta el punto de negarse a sí mismo/a.  El amor de la naranja entera es tener y mantener, control y dominio.


Hay muchas maneras de expresar este “juego” de desigualdad en una pareja que vamos identificando como maltrato físico, psicológico, sexual, económico.....Los más difíciles de detectar son los MICROMACHISMOS que son aquellas maneras sutiles de negar a nuestra otra mitad, de humillarle, de ningunearle, de hacerle saber que sus necesidades no son tan importantes, de asfixiarle, de dejarle sin espacio, extenuarle por la sobrecarga de tareas y responsabilidades de los cuidados y lo doméstico, de manipular, de maltratar con guante blanco, de manera cotidiana, silenciosa, triste.

No olvidemos que socialmente se le concede gran importancia al hecho de tener pareja. Ser soltero/a parece como un estado de transición entre tener una pareja y la siguiente. La pareja vista así, parece darnos valor ante los demás. O dicho de otra manera “valemos” más cuantas más personas nos han considerado su MEDIA NARANJA. Y mejor si ha sido de manera oficial, con celebración y todo, casándonos. La dependencia acaba siendo no sólo afectiva y psicológica, sino social y económica, por lo que la urgencia de vivir en pareja parece ser más importante que la manera de tenerla, que el tipo de relación que estamos construyendo.

En cambio, la FUSIÓN no es  la única forma de amar, ni es la “normal” y parece que tampoco la más saludable. Desde luego goza de muy buena fama en nuestra sociedad. Por ejemplo, podemos encontrar AMOR FUSIÓN constantemente en la música, las series y programas de televisión, las películas, la publicidad…¡¡¡¡O podemos echar un vistazo a internet!!!!!!! No cabe duda de que genera grandes fortunas, el “negocio del amor” parece muy rentable.
 
En cambio hay tantas maneras de amar como personas y parejas hay en el mundo! Existen otros amores como el AMOR ASOCIATIVO ” o “AMOR DE CONVERGENCIA”. Es simplemente cuando ambos se comportan como sujetos, respetándose así mismos/as y a la otra persona, teniendo que negociar y llegar a acuerdos en vez de tratar de imponerse. Ambas personas, eso sí, se autoconsideran como seres YA completos y tienen un PROYECTO DE VIDA propio. Son dos naranjas enteras que se encuentran para compartir y hacer la vida más ligera y alegre, no más pesada. 


Más información, te recomendamos:
www.luisbonino.com (Sobre Micromachismos, nuevas masculinidades...)
www.porlosbuenostratos.org (ONG Acción en Red, programa de prevención de violencia en la pareja)
Este material fue editado con ocasión de la pieza de Teatro Foro Naranja Medias ¿El amor nace o se hace? 
de la Ca de Teatro Social La Nave de Penélope




Textos en el tintero del espectáculo AMOR (fragmentos,notas, diario)


Pienso que si las mujeres dejásemos de estar tan presentes en los cuidados, el mundo no se caería, sólo se reajustaría. Habría un nuevo equilibrio, forzosamente alguien ocuparía nuestro lugar; los hombres-padres y no padres, las comunidades, los grupos formales y no formales, el vecindario, las niñas y los niños, incluso quién sabe puede que hasta las organizaciones públicas que igual es para lo único que deberían estar,para el cuidado de la vida común… el mundo entero y cada unx en sí nos haríamos cargo de nosotrxs mismxs y de lxs demás. Quizás esto sea así,  y por eso la ideología patriarcal pone tanto empeño en que las mujeres, como sujeto sociales, no dejemos de HIPERRESPONSABILIZAMOS del bienestar, el sueño, la salud y los orgasmos de los demás. De no cumplir con este mandato, quedamos expuestas a la condena de la CULPABILIZACIÓN propia y social extrema, hasta la muerte. Sin piedad.                                                


¿Qué fuerza o repulsión o la mezcla de las dos cosas nos lleva a engancharnos a alguien, a quien por desesperadx, podemos maltratar?
                                        

Espejos. Si las otras personas lo que hacen es devolvernos lo que ven en nosotrxs... ¿qué imagen estamos proyectando?



Amo a la mujer con el traje rojo. Alegre e inteligente. Siempre ríe. También llora por muchos motivos. Lo siente todo, lo da todo y todo lo recibe, con placer. No tiene miedo, confía. También amo a la niña, igualmente confiada, sonriente, soñadora, tierna, cariñosa, amable. Terca e irreverente. Sí, la amo. Todo lo siente. La amo también cuando se mete en un pozo de fragilidad. Y se queda sola, se amarra cadenas, se quita la comida, se muere de sed. No tengas miedo. Ese no es tu sitio. He de irme, me gustaría que vinieras conmigo. La niña sale del pozo. La noche es clara, una noche de verano. Huele a flores y a tierra descansando del duro día de espejismos. Mi abuela Luisa con un ramillete de jazmines en el ojal del traje se despide de nosotras sonriente, como siempre. Se va de nuevo al pueblo caminando por el campo sembrado, en la noche. Nosotras nos vamos, por fin. Es nuestro momento de la aventura. (Textos en el tintero del espectáculo AMOR)

Sobre Amor y obediencia.
Si puedo tocar el patriarcado en mi garganta, pinchándome por no ser una niña buena, una mujer obediente, por no haber sido una esposa sumisa, por no haber tenido suficiente con haber sido elegida la Penélope de un Ulises estúpido. Si todo ello ya me es tan real, y tan insoportable ¿Cómo viven estas mujeres que además de todo esto, tienen sobre ellas la amenaza de ser agredidas física o sexualmente ellas o sus hijxs? ¿Cómo toman sus decisiones? Es imposible.


Novio: Llegado a un cierto punto me cansé de tener castradas la mitad de mis emociones;  de sentir indiferencia, frustración, de callar el miedo y el dolor, de tener que tener respuestas, certezas, dinero. Llegado a un cierto punto tuve ganas de ponerme feo y de decir carroñero…pusilánime, cazador sin alma, trol cobarde. De llorar, de reír, de descontrolar, de bailar, de no saber qué hacer. El amor es un puto rollo, ¡¡¡me aburro!!! Y un segundo después, sólo seguir caminando.

Novia: Llegado a un cierto punto me cansé de ser buena, de estar triste, de tener melancolía, de estar rota, hueca, de esperar, de sufrir por todo ello. Llegado un momento, tuve ganas de ponerme fea y de decir mierda, puta, zorra, gorda, apestosa. El amor es un puto rollo ¡¡¡me aburro!!!! Y un segundo después, sólo seguir caminando.









TODOS LOS TEXTOS DE ESTE BLOG ESTÁN REGISTRADOS EN CREATIVE COMMONS






AMOR Y GÉNEROS


Amor que no Mata... de madre:
Quisiera compartir un pensamiento. No sé si os pasa que os llega el comentario de que lxs hijxs son "cargas familiares". A mí me fastidia mucho el término. En mi opinión la carga es la desigualdad, la falta de reparto, de corresponsabilidad, el concepto interiorizado de maternidad como entrega, como incondicionalidad, de disponibilidad instantánea para cubrir las necesidades de lxs demxs, sacrificando nuestros tiempos, nuestra necesidad de silencio, o de atención y cuidados.... Eso sí que son cargas, malditas cargas. No lxs hijxs.





AMOR "Todo no Incluido" Comparto esta interesante propuesta del Colectivo Mujeres Imperfectas. Según Maria Jesús Izquierdo, la explotación es la apropiación del beneficio del trabajo de unx por otrxs. A cerca del trabajo invisible de los cuidados ¿es posible el amor en una relación de explotación? o ¿Cuál es la relación afectiva posible en un marco de desequilibrio tan evidente? ¿Se puede amar cuando tu trabajo en casa supone el doble del de tu compañero? ¿Esto es el amor? 
http://todonoincluido.net/
 
Artemisa en la Ciudad.

Quiero ser Artemisa (1) en la ciudad. Junto con esta declaración, lanzo una hipótesis:

Cuando sucede, uno de los motivos por los que las mujeres(2) rechazamos ser parte de una determinada comunidad(3)  puede ser por la falta de equilibrio dentro de ella.

Concretamente porque nos corresponda una hiperresposabilización sobre los cuidados y los trabajos domésticos. Por cuidados me refiero a algo muy sutil, a la afectividad, a prestar atención en los que se hace desde valores de constructividad, de vida. Lo que se suele entender como amor. El trabajo domestico son las tareas concretas, y la responsabilidad de que estas tareas estén cubiertas en el pasado, presente y futuro. Esto se puede hacer con cuidado o sin cuidado, como cualquier trabajo. La expectativa general es que las mujeres aportemos ambas cosas, trabajos y cuidados. En nuestra sociedad las tareas del trabajo doméstico se consideran eternamente inacabadas, con lo cual requiere una disponibilidad sin fisuras, continua, hacia aquello que tiene que ver con las necesidades básicas de las demás personas con las que convivimos y del espacio en sí mismo.


En estos casos, cuando tememos al encuentro con la comunidad (con nuestra familia, pareja, hijos, vecindario…) no es por necesidad de estar solas sino de huir; es diferente la búsqueda de la soledad por placer que la necesidad de la soledad por hartazgo. En definitiva, el reparto desigual, la no corresponsabilidad, hace que tanto lo comunitario como lo introspectivo, se desvirtúen.

Quiero ser Artemisa en la ciudad; realmente no quiero separarme de los hombres, como hizo la diosa. Tampoco identificarme con ellos, como Atenea, o huir como Hestia. Quiero estar ALIADA con ellos. Y con otras mujeres, con niños y niñas, con los viejos y las viejas. Quiero ser Artemisa, completa en mí misma, concentrada en mis metas, como Atenea, o concentrada en mi interior como Hestia. Conectada con la naturaleza, la fuerza y el silencio. Sin prescindir de las relaciones, de los afectos, de la convivencia, del sonido, de la presencia. Sin prescindir de los vínculos; sin cercenar una parte de la vida como es la familia o las amistades, sin miedo al compromiso con las vidas de los demás y con el entorno. Artemisa, la diosa, no estaba sola realmente. Vivía rodeada de quien ella elijó, ninfas, hermanas, perros de caza y absolutamente conectada con la naturaleza, la luna, la noche, lo salvaje. Su padre Zeus, le ofreció ese regalo. De lo que estaba separada era de lo doméstico, de los hombres y de la sociedad patriarcal. Pero nosotras no somos diosas, somos mujeres y vivimos junto con los hombres en lo doméstico y en un patriarcado. Por eso creo que lo urgente es aprender a ser Artemisa en la ciudad: Artemisa en la pareja, en la maternidad, como hija, hermana, vecina, compañera.

En definitiva, cuando las estructuras sociales se hacen cuerpo, es cuando hemos olvidado cómo pertenecer a una comunidad sin negarnos a nosotras mismas. Sin pensar que estamos en deuda con las necesidades de lxs demás, sin suplicar traer de vuelta un poco de nuestro tiempo y energía que automáticamente se volcaron hacia las relaciones con lxs otrxs. Es el orden social instaurado en nuestro sentir mas profundo. Ser Artemisa en la ciudad es aprender a ser completa en si misma y estar en relación con los demás. Al mismo tiempo, sin que sea una contradicción.

1. Artemisa o Diana. Diosa de la caza, la Luna, los animales salvajes. Ayuda a las mujeres que dan a luz y a quienes están en apuros varios. Vive en los bosques, en las montañas. Diosa considerada no vulnerable o completa en sí misma, según el análisis de la psicoanalista Jean Shnoda Bolen en Las Diosas de Cada Mujer. Ed Kairós. Barcelona [1984] 2000.
2. Cuando aparecen en el texto las categorías “hombre” o “mujer” no será desde una visión esencialista, sino en cuanto a sujetos sociohistóricos, culturales.
3. Comunidad: Agrupación de personas con intereses comunes. En el caso de este texto más concretamente nos referimos a grupos donde existen vínculos afectivos.

Patricia Trujillo







El Arquetipo de la Diosa Virgen y las Naranjas Completas.

"Cuando el arquetipo de la diosa virgen- Artemisa, Atenea o Hestia- es un arquetipo dominante, la mujer es “completa- en –si- misma”. Una parte importante de su psique “no pertenece a nadie”. Por lo tanto, como describió Esther Harding: una mujer que es virgen, “completa- en –si- misma”, hace lo que hace, no por algún deseo de agradar, no para gustar o ser aprobada, ni siquiera por sí misma; no por algún deseo de obtener poder sobre otra persona, para captar su interés o su amor, sino porque lo que hace es VERDAD. Su acción puede ser efectivamente no convencional. Puede que tenga que decir que no, cuando sería más fácil y más adecuado, convencionalmente hablando, decir sí. Pero cómo virgen no está influida por las consideraciones que hacen a la mujer no virgen, casada o no, orientar sus velas y adaptarse a la conveniencia.

Si una mujer es “completa- en –si- misma” está motivada por la necesidad de seguir sus propios valores internos, de hacer lo que tiene sentido para ella y le llena, con independencia de lo que piensen los demás.

Desde el punto de vista psicológico, la diosa virgen es esa parte de una mujer que no ha sido tallada, ni por las expectativas colectivas, sociales y culturales (determinadas por los hombres) de lo que debe ser una mujer, ni por un juicio masculino concreto sobre ella. El aspecto de la diosa virgen es una pura esencia de lo que es una mujer y de lo que ella valora. Permanece sin tacha e incontaminada porque no lo revela. Lo mantiene sagrado y no violado, o porque lo expresa sin ninguna modificación para conformarlo a las pautas masculinas."

Jean Shnoda Bolen. Las diosas de cada mujer. Una nueva psicología femenina.Ed Kairós. Barcelona [1984] 2000. (Fragmento págs 61-62)






Amor que no Mata
En el curso Amor que no Mata hacemos un paralelismo entre el trabajo de consciencia corporal como actores y el empoderamiento personal como actores sociales, entre la escena y la vida cotidiana.



Se trata de un taller en el que adentrarnos mediante el teatro en los conceptos sobre el AMOR dominantes en nuestra cultura que más que servir para liberar, comunicar, vincular desde la salud, nos supone un impedimento. Este amor como sujeción puede tener una incidencia diversa en mujeres y en hombres, al sumarse los aprendizajes de género. Veremos todo ello en grupo, haciendo una creación colectiva en la que haya lugares comunes y también singulares.

En definitiva en Amor que no Mata se trata de hacer un repaso a lo experimentado en las relaciones afectivas, con el fin de tomar decisiones sobre cómo queremos vivir este ámbito importante de nuestras vidas. Así mismo, el teatro sirve además de visibilizar, ubicar, desenmascarar para tomar herramientas de acción. Qué quiero hacer, cómo hacerlo.

El grupo, la creación colectiva, la comunicación escénica, la apertura de las posibilidades corporales y la toma de consciencia sobre los mandatos sociales son las bases de este taller.

No se requiere experiencia previa.

AMOR QUE NO MATA. CLASE ABIERTA.28-09-2015
Gracias a Auxi, Angie, Maribel, Pedro, MJ, Sandra, Pedro, Alessia, Ruben, Cris Ursula y otras dos pequeñas, por vuestra asistencia a la clase abierta de Amor que no Mata. Fue un disfrute.







TEATRO INVISIBLE PARA 
VIOLENCIAS INVISIBLES

Una linea de investigación entre Teatro Social y Teatro de Gesto

Ayer 16 de Diciembre de 2015, finalizamos en Sevilla la 6ª edición del taller vivencial de teatro social y gestual sobre las relaciones afectivas: 
Amor que no Mata. 

Marta Fernández, Pablo Benítez Sanabria, Virginia Leal Zara,  Alessia Minarelli, Pedro Pozo y Teresa Mazzanti.+ Piermario Salerno, Patricia Trujillo. Invitados Manuel Falcón, Úrsula Megías.

La muestra final ha sido una escena de TEATRO INVISIBLE (técnica de teatro de la opresión) sobre violencias invisibles, las llamadas microviolencias o micromachismos. Concretamente dentro de la categorización del terapeuta experto en masculinidad Luis Bonino los temas tratados corresponden a micromachismos utilitarios y de crisis.

La pareja de la escena central, ha seguido como esquema dramatúrgico el ciclo de la violencia descrito por Leonor Walker, psicóloga especialista en violencia de género. Esto es, una fase de tensión seguida de la agresión, para luego pasar a la fase de reconciliación y por último la  luna de miel. Durante la escena repiten este ciclo hasta tres veces en un espacio público, un bar. En la tercera vuelta del ciclo, la agresión se acrecienta por efecto acumulativo de las anteriores. El generador del conflicto dramático es la necesidad de compartir las responsabilidades domésticas que muestra el personaje de la chica, frente a una actitud pasiva del personaje del chico, quien no muestra compromiso alguno con el espacio de convivencia y normaliza la presencia de ella en todas las tareas. Esto tiene, siguiendo a Bonino, un efecto devastador en el personaje de la mujer, ya que se trata de una estrategia diaria de agotamiento de su fuerza de trabajo y capacidad cuidadora, que probablemente posea por efecto de la socialización sexista y el aprendizaje de roles de género. Los micromachismos de crisis se ponen de manifiesto en la misma conversación en la que el personaje del chico minimiza las demandas de ella, o hace alusión a su forma “incorrecta” de manifestarlas. Eludiendo el conflicto real, la escucha real y la negociación entre iguales ante este desacuerdo.

En tanto, otros cuatro alumnos-as han ejercido de “facilitadores-as infitltrados-as”, teniendo la labor de conectar la escena central con el resto de las personas presentes en el bar. Tras ganarse su confianza, charlar con ellos, van sugiriendo con opiniones bien dentro de la línea de la necesidad de cambio del personaje oprimido, en este caso la chica, bien dentro de la línea de la necesidad de no- cambio del personaje opresor o dominante, en este caso el chico. Abren el debate lanzando preguntas sobre la escena central, y argumentaciones a favor de ambos puntos de vista, con la finalidad de movilizar a los asistentes y de hacerlos partícipes de lo que sucede; de hacer VISIBLE LO INVISIBLE.

Aún estando insertada en un contexto real, por lo que los actores se han expresado de manera “naturalista”, el tono abiertamente agresivo de la escena llama la atención de los presentes. No obstante, su intervención en el debate es modesta y ni mucho menos hay una interpelación hacia la pareja de dicha escena. ¿Ocurre esto porque estamos inmunizados a la violencia? ¿Podemos convivir con ella codo a codo? ¿Cuánto nos ha de violentar una agresión para movilizarnos? ¿Pensamos que la pareja es un ámbito privado aún cuando se dan manifestaciones agresivas en un espacio público, y cuando podemos identificarnos claramente con lo que sucede? ¿Qué significa “lo personal es político”?

El montaje de la escena central, una vez definido el tema en torno al micromachismo que surge como emergente en el propio taller y tomada la estructura del ciclo de la violencia, se construye desde  algunas claves del teatro gestual: acción- reacción, impulsos, balanzas de poder, conscicencia corporal, direcciones.

Para que sea eficaz respecto a la finalidad de participación pública, el teatro invisible ha de ser altamente teatral, es decir, dotado de una conciencia que sólo la técnica y la aplicación de la misma pueden  proporcionar. A la vez, se inserta en la vida real fuente y objetivo de transformación del teatro social, con sus códigos de lenguaje. En definitiva, desde el punto de vista del laboratorio de investigación teatral que supone el taller Amor que no Mata, el teatro invisible ha sido lugar de encuentro privilegiado entre el teatro gestual, aplicado a una escena naturalista y el teatro social.

Una vez finalizada la escena-debate, nos hemos presentado abiertamente, diciendo que hemos asistido a una pieza de teatro invisible, cuáles son nuestras intenciones con ello, y charlando con las personas presentes sobre sus impresiones respecto a la escena de la pareja y a los debates que han ido emergiendo en diversos puntos del bar.

Han participado en esta acción como facilitadores infiltrados Marta Fernández, Pablo Benítez Sanabria, Virginia Leal Zara y Alessia Minarelli; como actores Pedro Pozo y Teresa Mazzanti; docentes- facilitadores de Amor que no Mata, Piermario Salerno y Patricia Trujillo.

Agradecimiento a los invitados-as que nos acompañaron.

Patricia Trujillo
SalamandrA cia Teatro Social


Sevilla 16 Diciembre 2015

martes, 12 de enero de 2016

Cuando se habla de violencia como ejercicio del poder de dominación sobre otro, para distinguirlo de otras formas de poder, como el poder de crear, de producir, de la voluntad de poder nietzschiana y que pretende controlar, se olvida incidir en el objetivo último: la búsqueda del Orden. Dice el DRAE sobre el vocablo “orden” colocación de las cosas en el sitio que corresponde (...)

"La Construcción Social de la Violencia en la Pareja", Evelina Zurita, Premio Investigación Igualdad de Género 2007, Ed. Diputación Huelva.


(Jose y César Esteban Alenda, 2010)

AMOR QUE NO MATA....
                                    TE HACE MÁS FUERTE.


sábado, 9 de enero de 2016

Una paternidad responsable le aporta al padre un hijo-a, al hijo-a un padre, y a la madre un compañero ¿quién pide más?